lunes, 9 de agosto de 2010

El sombrero y sus amigos

*
**
*

“Hay nueva ola de los sacrificios,
ven linda, baby trae tu corazón,
tengo un cuchillo nuevo de obsidiana
quiero estrenarlo sin vacilación”

Los Tepetatles

**


Ando buscando un empleo… no porque tenga necesidad de adquirir algo ni por mucha afición a ese tipo de suicidio, sino porque, parafraseando a la Bersuit, soy el único rabioso que hay esquivando las miradas.
A pesar de los consejos de la banda, me metí a trabajar en una estación de radio, pero no veo claro con el salario – y bueno, fui advertido-, sí está chido y todo pero no veo la pasta que me sustente el gusto, además, si voy a entrar a la liga de baby-fut pss necesito tenis y no completo las cien lanas que cuestan esos exclusivos de diseñador que venden en la plaza los lunes.

Hoy te comparto uno de los cuentos que escribieron los niños de San Bernachi durante el tiempo qué estuvimos juntos:


El sombrero y sus amigos
Por: Alma Bautista Ruiz

Había una vez un sombrero que se bañaba cada cuando era su cumpleaños, pero un día el sombrero salió, fue a buscar su comida.
Cuando vio que la nube se estaba acercando, el sombrero se puso su ala y voló.
Cuando el sombrero voló, movió a la nube y la nube se reventó de agua y el sombrero volando se fue a su casa.
En medio del camino vio un tomate muy feo. El tomate agarró al sombrero y lo puso en su cabeza para que el tomate no se mojara.
El sombrero se llevaba con un lápiz. El sombrero le dijo al lápiz: ya no quiero ser tu amigo porque yo no me baño y yo sé que tú quieres ser amiga de alguien que se bañe todos los días.
El sombrero llorando se fue al monte.
Al día siguiente empezó a llover, pero como el sombrero no se bañaba, le dio mucho frío.
Pero un día, el tomate y el lápiz lo agarraron al sombrero y lo bañaron, y desde entonces toda la gente lava su sombrero.

**
*


Me fui.
Salvo que Dios y su variante humor digan lo contrario, este miércoles ya tendré un empleo con salario.

**
*

2 comentarios:

Fanicita dijo...

Me gustan tus cuentos, aunque no sean tuyos... qué puedo decirte del empleo, espero que hagas tuyas cada una de tus oportunidades, es cuestión de paciencia.

Medusina dijo...

Ese cuento es maravilloso!!! me encantó!! una de las cosas más bellas de este mundo es la imaginación de los niños.

Que padre que tu pudieras ser parte de eso! un saludo!

Shir :)